Wikia

GameMaker Wiki en Español

La moda en colombia

Discusión0
12páginas en el wiki

La moda en Colombia En la búsqueda de una estrategia e identidad propia 400 diseñadores y empresarios de la moda en Colombia se reunieron los días 25 y 26 de abril en la Universidad Eafit de Medellín, en el Primer Simposio Internacional de la Moda, para reflexionar sobre los problemas del sector textil y de confecciones, conocer experiencias de otros países y visualizar una agenda común para proyectarse con éxito en el futuro. Pasión y vocación son los calificativos que describen a las personas que hoy en Colombia dedican su tiempo a trabajar en la industria de la moda. Por ello cuando estudiantes, diseñadores de profesión, empresarios e instituciones se reúnen para reflexionar sobre los problemas y amenazas que vive el sector textil confección, estos sentimientos dan cuenta del ímpetu de sus protagonistas por encontrar un destino propio para la moda colombiana en el ámbito internacional. El escenario no podía ser otro que Medellín, una ciudad que vive la moda, y el pretexto, un Simposio enfocado en el tema de las estrategias para el desarrollo de la industria, evento que organizó la Universidad Eafit con la presencia de destacados conferencistas nacionales e internacionales de países como México, Brasil, Buenos Aires, Turquía y España. La agenda del evento abordó los temas que preocupan al sector: Asociatividad, Formación en Diseño, Investigación, Creatividad e Innovación, y no podían faltar, el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, la presencia avasalladora de China en el mercado mundial del negocio de textiles y de confecciones, y la llegada de la marca española Zara a territorio colombiano. ‘Tenemos que asociarnos’ Trabajar en equipo es una prioridad del sector de la Moda en Colombia. Y para ello, organismos e instituciones están empezando a elaborar su agenda bajo el principio de ‘Aprender a trabajar juntos’. Para los diseñadores es un aprendizaje difícil debido a que el miedo a la copia es uno de los factores que ha impedido que sus principales protagonistas se organicen en torno a unos objetivos comunes. “A nosotros nos enseñaron a esconder lo que estamos haciendo y eso no nos lleva a nada bueno, tenemos que trabajar en equipo, juntos, para dejar ese letargo en que nos hemos sumergido por más de diez años, porque si miramos las exportaciones, nos están ganando Ecuador y Perú, y esto no puede seguir sucediendo”, dijo la reconocida diseñadora bogotana, Bettina Spitz, una de las asistentes al evento. Para Iván Amaya, presidente de la Asociación Colombiana de Productores Textiles, Ascoltex, la actual situación impone un proceso de asociatividad de todos los involucrados en la cultura del algodón, desde hilanderos, tejedores, fabricantes de tejidos químicos, acabados, confeccionistas y creadores, que podría liderar Inexmoda, por su trayectoria en el mundo de la moda colombiana. Y la respuesta no se hizo esperar. Roque Ospina, director ejecutivo del Instituto para la Exportación y la Moda, Inexmoda, expresó que dado el trabajo del organismo, como un coordinador de intangibles, está en capacidad de liderar esa coordinación, con objetivos definidos. Antioquia, y particularmente Medellín, han empezado a trabajar en este propósito a través del Cluster Textil-Confección-Diseño Moda, constituido en enero de 2007, en el marco de Colombiatex, bajo el objetivo de “generar redes de colaboración para la consecución de un propósito común, que es el de mejorar el desempeño, la competitividad y rentabilidad de las empresas vinculadas y así acceder a los mercados internacionales”, dijo Luz Eugenia Botero, coordinadora del organismo. En la actualidad el Cluster está integrado por 11.400 empresas de este departamento, que representan activos por $2.757 millones de dólares, generan 170 mil empleos y participan en el 14 por ciento del PIB industrial de la región, y en el 60 por ciento del PIB nacional, para el sector. También Bogotá ha dado ejemplo en esta materia con la creación de la Asociación Colombiana de Diseñadores de Moda, ACD Moda, fundada por 10 diseñadores de trayectoria y constituida por más de 50 creadores de la moda, todos muy reconocidos, y que está abierta a la participación de diseñadores de todo el país. “La asociatividad debe darse entre los diseñadores, los diseñadores con los textileros, los confeccionistas con los gremios, con el gobierno y las instituciones. También, entre las ciudades; Medellín no puede trabajar sólo, Bogotá no puede trabajar sólo, Cali y la Costa, tampoco. Tenemos que asociarnos todos, no podemos ser regionalistas, hay que dejar atrás esas taras mentales y estar dispuestos al cambio”, puntualizó Bettina Spitz.

Diseño con identidad propia En la década del 70 del siglo XX inició en Colombia el proceso de profesionalización del Diseño de Moda. Académicamente los programas están fundamentados en el área de las Humanidades, en razón a su papel transformador de la cultura material y por ello sus egresados buscan quitarse el estigma que los acompañó en otras épocas, de trabajar en una profesión carente de profundidad. Todo lo contrario, por ser la Moda “un movimiento sociológico de trascendencia universal”, según definición del académico y empresario Arturo Tejada Tejada, los estudiantes de Diseño de Moda en Colombia han desarrollado unas competencias que le permiten realizar estrategias combinadas desde el momento de la creación, la promoción, distribución y comercialización de sus colecciones. La investigación en la academia es uno de los temas que hablan de la evolución del programa, con el propósito de desarrollar una identidad en el diseño colombiano, que lo reconozca en ámbitos internacionales. Para Adriana Betancourt, decana del Programa Diseño de Modas de la Colegiatura Colombiana de Diseño, los diseñadores egresados de las aulas universitarias poseen todos los elementos para proponer nuevos conceptos con una identidad propia. “Somos un país con todas las posibilidades de desarrollar una identidad de diseño. Obviamente la identidad de diseño no resulta de un único trabajo, hay que hacer trabajos extensivos de investigación, en eso estamos con los semilleros de investigación para identificar cuáles pueden ser los matices de la raíz, lo que nos permite hacer un diseño con identidad, ese compromiso de país, pero no para quedarnos en el país, sino para transpolar ese conocimiento y hacer evidente en el mundo lo que está ofreciendo Colombia”, aseguró la decana. María Alejandra Betancur, estudiante de la Colegiatura Colombiana de Diseño, dice que su universidad es muy conceptual. “Lo principal es que lo sensibilizan a uno mucho y le enseñan a conceptualizar y después a literalizar esos conceptos. Nosotros para diseñar tenemos un proceso, primero desde la observación, después desde el análisis para llegar a la conceptualización, luego pasamos a las grafías y allí arrancamos a diseñar”, explica la estudiante. La Escuela de Diseño y Mercadeo Arturo Tejada Cano, con presencia en Bogotá y Medellín, desarrolla el modelo de ‘aprendiendo a hacer’. Según su director, Arturo Tejada Tejada, sus estudiantes realizan en promedio por semestre 5,3 prendas de vestir y entienden el diseño como un fenómeno de transmisión de la cultura, como un sistema de comunicación y como un creador de identidad. “Estamos formados desde la teoría hasta la técnica, manejamos creación, diseño y confección de la moda. Cada uno de los estudiantes de la Escuela Arturo Tejada va desarrollando sus colecciones a partir de la información de nuevas tendencias que recopilamos y el desarrollo de cada colección semestral se da a partir de un tema de inspiración que el estudiante escoge o que la universidad le da”, explicó María Isabel Tamayo, estudiante de la sede de Medellín.

No queremos ser costureros del tercer mundo’

La investigación es el fundamento de todo proceso creativo en la moda. En Colombia, Inexmoda lidera anualmente la investigación sobre tendencias de moda que plasma en el Informe de Sensibilidades y Conceptos de Moda (ICSI), al que tienen acceso los empresarios del sector, y el que se socializa en conferencias dirigidas a diseñadores en varias ciudades del país. Sin embargo, para la estudiante María Isabel Tamayo, una de las falencias que tienen los estudiantes de Diseño es la información de nuevas tendencias que sólo reciben después de un año, por lo que se requiere acceso directo a esa información para enriquecer el proceso textil y la innovación en el campo de la moda. Julián Posada, director de proyectos especiales de Inexmoda, criticó a los industriales colombianos que siguen recurriendo a la copia, hecho que niega su búsqueda de un camino propio en el negocio de la moda y por consiguiente, la producción de modelos alternativos. “El industrial tiene que dejar ese pensamiento absolutamente dependiente de modelos importados, hay que confiar en la capacidad e idoneidad de los jóvenes diseñadores, que son capaces de proponer a partir de la investigación, modelos alternativos de productos. Por ello hay que investigar para contextualizarnos y para entender que lo que pasa en la China y en el Japón nos afecta, para que nos sintamos parte del mundo, para construir proyectos con identidad”, enfatizó Posada. Para la diseñadora Nuria Cañellas, de Vía Primavera, en Medellín, y docente de la Universidad Pontificia Bolivariana, es necesario incentivar la investigación desde el ámbito local como una herramienta diferenciadora de lo que somos como país. “Debemos investigar e invertir en lo que somos nosotros para podernos proyectar. No podemos ser unos costureros más del tercer mundo, como se están posicionando otros países, nosotros debemos ir más adelante”, aseguró la diseñadora. ¿Y el TLC? Colombia está a la espera de las decisiones que tome el Congreso de los Estados Unidos con relación al Tratado de Libre Comercio. Uno de los sectores que guardan más esperanzas sobre los beneficios que proyectaría éste es el de la confecciones. Sin embargo, mientras ello sucede, se dan opiniones diversas sobre su aprobación o no. Clara Echeverri Botero, directora de comercio internacional de Inexmoda asegura que ‘el vaivén del si y del no’ del TLC está matando al sector, porque éste se nutre a seis meses y mientras ello sucede países como el Perú están aprovechando esta situación. En el 2006 Perú superó a Colombia en exportaciones. Por su parte, Jorge Alberto Velásquez, director del Fondo de Promoción de Exportaciones de Colombia, dijo que está claro que si no hay TLC con los Estados Unidos, el sector que si se vería afectado es el de la confección, porque los impuestos son elevados y van entre un 12 y un 23 por ciento, pero agregó que si éste no se aprueba, hay otras salidas como la venta de valor agregado, y no con programas de maquila, basados en manos de obra y minutos de producción. “El problema es que llevamos dos años hablando sólo de TLC, es el pan nuestro de cada día, y estamos olvidando que hay un mercado con Venezuela, con el Caribe, el propio Centroamérica. Podemos vender en todos esos países, pero con producto diferenciado, el negocio no es la maquila, por ahí no está el camino, es vender diseño y moda con calidad colombiana”, dijo Velásquez. Para Roque Ospina, director de Inexmoda, el mercado de los Estados Unidos es el número uno para el destino de las confecciones colombianas. “Yo creo que nosotros tenemos que buscar por todos los medios tener un acuerdo, que nos permita tener unas reglas de juego estables. Con el TLC éstas se concretan y se vuelven a largo plazo”, expresó Ospina. Así mismo, Marcos Jara, director del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico Textil-Confección de Colombia, Cidetexco, dijo que sería un error histórico que Colombia no entrara al TLC. “Es nuestra oportunidad de expandir el mercado, tenemos un mercado de 44 millones de consumidores y nos están entregando un mercado de 300 millones de consumidores, eso es una oportunidad”, puntualizó. Dos casos exitosos: China y Zara, en España China representa el 25 por ciento del negocio de textiles y confecciones del mundo, con 160 mil empresas y 13 millones de trabajadores. Para el sector textil y de confecciones de Colombia, como para muchos países el tema de China es un dolor de cabeza y ante su tamaño y posición dominante en el mercado de las exportaciones, es difícil contrarrestar su contundencia. Sin embargo, estudiosos del tema, como Marcos Jara, de Cidetexto y Jorge Carrillo Viveros, asesor en la Cepal, y especialista mexicano del sector textil-confección, expresan que hay que diseñar estrategias para competir, teniendo en cuenta las características de la industria colombiana. Carrillo dice que hay que elevar la calidad de la educación, especializando la parte técnica y profesional de la industria, buscar mecanismos de inversión tanto del gobierno, como internacionales, concebir una estrategia de innovación a lo largo de la cadena, y finalmente el asocianismo, para que exista un consenso de los diferentes autores, un mismo lenguaje y una clara meta a dónde se quiere llegar. Jara, por su parte, señala que hay que otorgarle a las pequeñas y medianas industrias de confección, mayores herramientas competitivas, como la de liberar los aranceles de las materias primas, y hay que enfocarse en la atención de micro nichos de mercado, atendiendo la segmentación de los mercados, que hoy son más pequeños y exigentes. En el Simposio también se expuso el tema de la empresa Zara, del grupo Inditex, de España, que facturó en el 2006, $8.196 millones de pesos, incrementando en un 22 por ciento su ganancia con relación al año 2005. En la actualidad cuenta con 69.240 empleados, 3.131 puntos de venta en 64 países y sólo en el 2007, espera crear 530 tiendas internacionales. De éstas dos estarán en Colombia, una en Medellín, en el Centro Comercial El Tesoro y la otra, en Bogotá, en Unicentro. Según Fernando del Pozo Parés, conferencista español, y director adjunto del área de negocios internacionales de la Universidad Pompeu Fabra, la presencia de Zara en Colombia no es el final de la confección nacional. “Hay que aprovechar esta situación para crecer en el nivel interno, porque no siempre los mercados internacionales son exitosos. El éxito está en el camino, tomen el ejemplo de Zara, e infórmense, capacítense y proyéctense al futuro”, indicó del Pozo.


Bibliografía: Universidad Eafit de Medellín, En el Primer Simposio Internacional de la Moda

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wiki aleatorio